Viajes por España

3 puntos turísticos que quizá no conozcas de Viladecans

Viladecans es de esos municipios hechos a medida para visitar Barcelona desde un enclave estratégico: precios de residencia mucho más baratos, excelente conexión con la ciudad condal tanto por carretera como por medios de transporte público y una gran oferta de servicios de primera necesidad ante cualquier imprevisto. Por estas razones, los pisos en Viladecans poseen una muy buena cotización que les hace ser un nicho de inversión más que interesante con un margen de beneficio muy amplio.

Qué ver en Viladecans: tres lugares con encanto

Lo cierto es que más allá de la virtud que supone estar en las inmediaciones de Barcelona, esta localidad del Baix Llobregat tiene sus propios puntos turísticos que merece la pena (y mucho) visitar. Aquí te decimos algunos de los menos conocidos por el gran público:

Ca N’Amat

La emblemática masía, el paradigma perfecto de la típica casa rural perteneciente a una familia de terratenientes construida entre los siglos XVIII y XIX, sin duda, un gran ejemplo de la arquitectura popular de Cataluña, y un reflejo de la historia y folclore catalanes, palpables tanto en su fachada como en el interior de la construcción. Actualmente, es la sede cultural de su zona en la que el Ayuntamiento de Viladecans suele organizar ciertas actividades para promocionar el valor artístico de la localidad, como visitas guiadas, exposición de galerías de temáticas relacionadas con el municipio, conferencias y debates, etc.

La Ermita de Sant Ramon

Ubicada en la cima de la montaña de Sant Ramón (de ahí su nombre), aunque el monte también es conocido como Montbaig o Montaña de Golbes. A pesar de estar dentro del término municipal de Sant Boi de Llobregat, esta construcción religiosa se encuentra tan solo a cuatro kilómetros del centro de Viladecans, por lo que si eres un amante del senderismo, puedes ir hasta andando y conocer en primera persona el entorno de esta localidad. Entrando más en materia de la propia ermita, se trata de una edificación construida entre 1885 y 1887, y actualmente se ha convertido en un punto de peregrinaje tanto para turistas como para habitantes de la zona, debido a las buenas vistas que se pueden disfrutar desde la cumbre, donde se otea el skyline de la ciudad, el delta del Llobregat y la inmensidad del Mar Mediterráneo.

Parque Agrario del Baix Llobregat

Casi 3.000 hectáreas de superficie y ubicado en las llanuras aluviales del delta del Llobregat (citado anteriormente), este espacio agrícola (principal foco del producto fresco del lugar) ofrece dos horas de paseo por un enclave esencial para conocer a fondo el sector primario de la zona, y también, el patrimonio natural del entorno de Viladecans. En sus ciénagas podemos encontrar especies tanto botánicas como zoológicas -algunas de ellas, en vías de extinción- de una gran singularidad y que son imposibles de hallar en otros sitios, además de ofrecer una panorámica de Barcelona desde el mirador de la Bunyola totalmente espectacular y muy poco concurrida.

Tags :