Consejos Viajeros

Claves para entender la reforma de un hotel

Si eres un amante de los viajes y llevas muchos a tus espaldas seguro que has repetido visita a un hotel. Es posible que en alguno de ellos hayas notado una transformación importante como consecuencia de una remodelación profunda (generalmente para mejor) hasta el punto de que te parezca otro establecimiento totalmente distinto. Para entender por qué estas firmas optan periódicamente se someten a obras de mejoras hemos preparado este artículo con la ayuda de MQ Reformas en Sevilla.

Hay que tener en cuenta que más del 65% de los hoteles españoles se construyeron antes del año 2000, por lo que desde hace unos años son muchos los que están llevando a cabo obras de mejora. El desgaste propio del uso de este tipo de inmuebles, el lógico paso del tiempo y la necesidad de ofrecer un mejor servicio y sensación de bienestar a los clientes son los principales motivos de contratar una empresa de reformas. Todo esto nos lleva a concluir que, por regla general, un hotel debe reformarse parcialmente cada 10 años y someterse a una reforma integral cada 35 años de media. Lógicamente, estos periodos variarán de la antigüedad y del uso del inmueble.

Para entender el volumen de este negocio hace falta tirar de hemeroteca y calculadora. Según datos de 2014, en solo 12 meses se reformaron en Palma de Mallorca más de 130 hoteles, ahí es nada. Las cifras a gran escala tampoco son insignificantes. Sobre unos 1.500 millones de euros llevan invertidas las grandes cadenas hoteleras en estos últimos años en trabajos de remodelación y construcción de edificios.

¿Qué buscan las empresas que contratan la reforma integral de un hotel? Básicamente hay ciertos factores comunes que todos los empresarios buscan para satisfacer sus necesidades y la de sus clientes. Los más destacados son la búsqueda de exclusividad (diferenciarse de las bondades de la competencia); aprovechar el espacio disponible al máximo (concentrar si es necesario servicios en una misma estancia) y cubrir todas las necesidades del cliente (introduciendo servicios nuevos como, por ejemplo, piscina, gimnasio o spa).

Para conseguir todos estos objetivos hay varias acciones que debería plantear cualquier empresa de reformas. La primera es fundamental es planificar una modificación de la distribución de las zonas comunes y una transformación de la decoración acorde a las tendencias del momento para dar mayor sensación de confort y actualidad. Hay que prestar especial atención a las normativas vigentes de barreras arquitectónicas e instalaciones (luz, agua y gas). Para ello no hay nada mejor que estar al día de los materiales e innovaciones que van introduciendo los fabricantes.

Entre los materiales empleados hay que cuidar especialmente la pintura, sobre todo la de la fachada, pues como en la vida la primera imagen es muy importante. Pero también hay que vigilar la seguridad (apostando por puertas, ventanas y cierres que transmitan esa sensación al cliente).

No queremos terminar este repaso básico sin apuntar cuál es la mejor fecha para llevar a cabo la reforma de un hotel. Lógicamente, lo mejor es llevarla a cabo durante la temporada baja (según la zona donde se localice) para evitar que los turistas sufran las molestias. Además, podremos clausurarlo temporalmente para que las obras se lleven a cabo con mayor facilidad y los plazos se reduzcan.

Tags :